Archivo mensual: mayo 2012

La segunda carta

Es una mala costumbre del ser humano, culpar a otro de los pesares que atraviesa, deslindando toda responsabilidad y asumiendo el papel de víctima. Esto no es absoluto, pueden existir determinadas circunstancias, en el que un tercero pueda interferir realmente haciendo sentir su influencia para producir el daño, pero en general, lo que ocurre simplemente es no asumir la responsabilidad que a cada uno le compete.

Este comportamiento ocurre en todos lados y en todas partes. Cuando ello no es frecuente, es solamente un momento de debilidad humana, pero cuando se hace habitual es mucho más serio. Y es más grave cuando esa falta de realidad afecta a quienes nos rodean.

Ni que decir, de nuestros gobernantes, en toda época y cualquiera sea el signo ideológico del poder, ese comportamiento es casi “normal”, pero en algunos casos es más notable que en otros. Para no retroceder mucho en el tiempo, partamos del 2008, donde los responsables de todos los males era el “yuyo maldito” soja y quienes la cultivaban. Luego la culpa recayó en los medios de comunicación contreras y destituyentes encabezados por El Clarín y su Ceo Magnetto, la Nación,  y sus compinches o sea cualquier medio que osara criticar al gobierno K. Luego o paralelamente las corporaciones, el capital apátrida, los piratas ingleses, los políticos opositores, Macri, hasta culminar con ex amigos, los maestros, los sindicalistas, los piqueteros, la justicia en algunos pocos casos, los ambientalistas, Repsol, Ezquenazi, Moyano, Scioli, Righi, Rafecas, Brito (Banco Macro) Blaquier (Ledesma), los pequeños ahorristas que compran dólares, los importadores, los periodistas que hacen preguntas, las paritarias, todos y todas, menos nosotros los K.

Sigue leyendo

Anuncios

La oposición “progresista” a la deriva y la euforia K

Cuando la noche asomaba en el universo cristinista, de golpe renace la euforia y el optimismo, con el gran “invento” del niño prodigio Axel Kicillof, elogiado hasta por los ex liberales salvajes, Dromi y Menem, hoy convertidos en acérrimos estatistas, al igual que el 95 % de los actuales K.

La  invención, era algo que se veía venir, sobretodo por que la caja es la prioridad del gobierno de 9 años, para mantener el boom del consumo, como si se estuviera en el mejor de los mundos o sea para “profundizar el modelo”, como sea y hacer realidad lo expresado por al Reina: “ vamos por todo”. El proyecto del joven camporista autor de la expropiación o confiscación del 51 % de las acciones de Repsol – YPF, mereció la rápida aprobación no solamente de la escribanía del kirchnerismo y sus aliados en ambas cámaras, sino del apoyo irrestricto o mejor dicho de la complicidad del radicalismo, del Frente Amplio Progresista y del sector de  Pino Solanas, es decir de los que se autodenominan y creen ser el progresismo opositor.

Sigue leyendo