Archivo mensual: marzo 2013

La peor noticia

Cristina KirchnerNadie la esperaba, ni remotamente. Cuando el anciano cardenal la dio con voz trémula, no se entendió bien los nombres por el latín, hasta que pronunció el apellido Bergoglio. Entonces cundió y se apoderó de nosotros, una sensación que fue una mezcla de sorpresa infinita, alegría, incredulidad, euforia, y cualquier otro adjetivo que reflejara el estado de ánimo de los argentinos, agnósticos o religiosos, católicos practicantes o no, rubios o morenos, poderosos o humildes, mujeres u hombres, en fin, todos y emocionados.

Bueno, casi todos. El Gobierno CK quedó descolocado. Reaccionó al revés: sin alegría pero con una bronca no disimulada, ya que la noticia los dejó atónitos y mudos por un momento. Alrededor de dos horas estuvieron sin saber que hacer, hasta que la serenidad de algunos se impuso. Era una noticia mundial y un gobierno debería reaccionar normalmente, saludando la llegada de un nuevo Papa y argentino.

Era la peor noticia imaginable y para colmo inesperada. Uno de los considerados enemigos del modelo y/o relato, o para ser más suave, jefe de la oposición, era el ¡nuevo Papa! Francisco I. El arzobispo de Buenos Aires, tanta veces despreciado por el gobierno de Néstor y en menor grado, pero despreciado al fin, por el de Cristina, se había convertido en Su Santidad, para los católicos, el representante de Dios en la Tierra, y era el primer Papa americano y jesuita.
Sigue leyendo

Anuncios

Vamos por todo

Libertad en peligroHace un año, la  ex reina CFK lanzó el lema del título, que para algunos fue el inicio de la gran revolución y para otros el inicio de una marcha sin retorno para lograr en el país el pensamiento único, por supuesto en concordancia con el “modelo” y el “relato”, hoy muy venidos a menos. Pero, conceptualmente, el dogma ya había empezado a cumplirse con la “guerra contra el campo” y la comparación con los “comandos civiles” del ex presidente Kirchner. Luego siguió contra los medios críticos, contra las corporaciones no amigas y otros, y después del envión del 54 %, el gobierno cristinista se envalentona, y se larga con todo contra esos medios no oficialistas y, últimamente elige un nuevo enemigo, luego de algunos reveses judiciales y ese es la Justicia y principalmente la Corte Suprema.

El último maratónico discurso en la inauguración de un nuevo periodo de sesiones, en el  parlamento argentino, no dejó dudas, el enemigo a derrotar es quien se oponga al modelo y al relato, sea quien sea, ya que según la sesuda idea K, muerto el efecto, se termina la causa, sin advertir que si la inseguridad, la inflación, la corrupción, el estancamiento de la economía, la falta de políticas de energía y transporte, etc., etc., al no ser ni siquiera admitidas, resulta entonces imposible poder encarar una solución de estos temas que verdaderamente preocupan a la ciudadanía toda.

La “democratización de la Justicia” es hoy el camino CK, pero mejor y más realista sería la “subordinación de la justicia”. Si hubiera buena intención, el gobierno cristinista terminaría con los más de 400.000 juicios previsionales, acatando el dictamen del alto tribunal, y cumpliría los fallos sobre el procurador de Santa Cruz y sobre la pauta publicitaria.
Sigue leyendo