Archivo mensual: abril 2016

“Garrá los libros que no muerden”

Agarrar los librosDivulgados los Papeles de Panamá, comenzó una desenfrenada carrera de periodistas, opinadores, políticos y otros, para que, como expertos en el tema lanzaran sus opiniones, con una diversidad de argumentaciones, cuyo común denominador, era una ignorancia supina sobre las famosas offshore y la denigración de las mismas. Si bien no soy periodista, ni político, sino un principiante de comentarista, creo que tengo algo de responsabilidad, y al opinar sobre un asunto, lo que hago es tratar de enterarme lo mayor posible sobre el tema, recurriendo a los que saben.

Justo estaba en esa tarea, cuando entre otras opiniones de expertos, leo en el diario El Pregón del 06/04/2016, un notable artículo titulado “Como funcionan las compañías offshore: no hay ilícitos, sino puja distributiva entre los empresarios y el Estado”, cuyo autor es el Dr. Pablo A. Van Thienen, abogado, experto en derecho internacional y director académico del CEDEF, Law & Finance.

Transcribo continuación, algunos de los aspectos más salientes del escrito:

“Una empresa offshore no es sinónimo de ilicitud. Compañías del tamaño de Google, Apple, Cysco, Microsoft, por citar solo un puñado, tienen empresas en jurisdicciones conocidas como de  baja o nula tributación. A nadie se le ocurriría sospechar sobre el origen de los fondos generados por estas empresas de prestigio mundial.”

“Si al empresario se le ofrece una jurisdicción donde tendrá la opción de pagar menos impuestos, no hay duda que tomará ese atajo, pues éste es el marco racional donde se mueven los empresarios, no sólo en la Argentina sino en todo el mundo y desde hace más de medio milenio. Es una simple regla de eficiencia: a menor presión tributaria mayor utilidad para el bolsillo del accionista”

“Un ejemplo basta como botón de muestra: muchas empresas multinacionales de reconocida trayectoria canalizan sus inversiones mundiales a través de estos vehículos offshore. Y la razón para hacerlo no es otra que eludir tributos más no evadirlos.  Esto último si es un delito.”

“Tener una empresa offshore no es siempre fraude. Si bien es cierto que esas sociedades han sido utilizadas con frecuencia para la estafa y el delito y muchas veces por organizaciones clandestinas, su sola mención  hace pensar en temas oscuros  unidos a carteles de la droga, de armas, o de negocios ilícitos. Sin embargo, la oscuridad del sistema offshore no está dada tanto por el origen de los fondos sino por la posibilidad de permanecer oculto o anónimo detrás de una fachada  y el anonimato ofrece la posibilidad de emitir acciones “al portador”. O sea acciones donde no aparece el nombre  de su titular.”

“Más allá de la campaña de prensa que hoy se vive como consecuencia del caso Panamá Papers y el ruido mediático generado  a partir de éste escándalo , lo real y concreto es que el sistema offshore no sólo es legal sino que, además, permite reducir el costo impositivo de la renta lícita. No es cierto y carece de verdad que el sistema offshore sea sinónimo de ilícito, fraude, ocultamiento y estafa como lo pretende hacer ver la prensa y algunos medios formadores de opinión, pero muy desinformados”.

Un alto: a esta prensa y a los políticos de la oposición, incluidos algunos que se hacen amigos del gobierno, bien les vale recordarle las palabras que decía el inolvidable actor Mario Fortuna (por la mitad del siglo pasado), en el papel del Ñato Desiderio, creado por Manuel Meaños: “Garren los libros que no muerden”.

Sigo con el notable artículo. “Una empresa que fabrica alfileres en la Argentina pagará los impuestos a las ganancias en la Argentina (origen o fuente) pudiendo girar esas utilidades a la sociedad offshore que, a su vez, podrá: a) distribuirlo entre sus accionista o b) capitalizarlo. Ahora bien en ambos casos lo hará a una tasa nula de impuesto a las ganancias o muy reducida. ¿Qué tiene esto de ilícito? Existen precedentes jurisprudenciales de nuestra Corte Suprema que avala el derecho del ciudadano a planificar sus impuestos. Hoy, la Argentina, sigue el principio de “renta de fuente mundial”, por lo tanto si los fondos son lícitos y están declarados, que la sociedad sea offshore es una anécdota.”

“Por supuesto que el director de una empresa offshore no comete ningún delito por ocupar tal cargo. Su responsabilidad derivará  de las actividades lícitas (o ilícitas) que lleve a cargo la sociedad y aquí no importa si es in-shore o offshore, pues lo que le interesa al Estado es la comisión del delito, sin importar la naturaleza de la sociedad.”

“En síntesis, el mero hecho de ocupar el cargo de director no deriva responsabilidad alguna ni obliga  declarar al Fisco ese cargo. Si como consecuencia de ocupar el rol de director, éste percibe honorarios, esa renta deberá ser declarada la Fisco local, como cualquiera otra renta, precisamente por aquel principio y si no se perciben rentas no hay obligación de declarar.”

Acá termina la transcripción de algunos párrafos del escrito del Dr. Pablo Van Thienen.

Y creo que vale la pena copiar a Bill Clinton, y tras el escándalo mediático ocurrido en nuestro país, decir: Es el capitalismo, estúpido.

Anuncios

“Los hombres son sagrados para…

Obama con el Che de fondoEra el año 1916, don Hipólito Irigoyen había asumido la Presidencia de la República y Estados Unidos invadía la República Dominicana. Es en ese momento en que el Presidente democrático y republicano pronuncia su famosa frase que fija una política para las relaciones internacionales en América: “Los hombres son sagrados para los hombres y los pueblos para los pueblos”. Deja sentado que la soberanía de las naciones, aún las más débiles, debía ser respetada y que las mismas tienen el derecho de decidir su propio destino.

Estudiaba en la Universidad de Buenos Aires, era en parte de la década de los cincuenta, y gobernaba Guatemala el presidente progresista Jacobo Arbenz. En el 1954 se produce un golpe de estado propiciado por la CIA, ya que el gobierno democrático tenía problemas con la empresa United Fruit Company, de origen norteamericano. El macarthismo residual hacía que los gobiernos de USA apoyaran a todo tipo de dictadores en América Latina: Fulgencio Batista en Cuba; Trujillo en República Dominicana,  los Somoza en Nicaragua; Pérez Jiménez en Venezuela, etc.. Para la mayor parte de los estudiantes universitarios de ese entonces, el gobierno de Perón, si bien surgido de elecciones, era considerado por lo menos autoritario. En la Facultad  de Ingeniería, el centro la Línea Recta era el que contenía a la mayor parte de los estudiantes, en contra oposición con la CGU, creada por el peronismo para hacerle frente. Era habitual, que un compañero amigo, perteneciente a esa agrupación peronista, nos advirtiera que nos sacáramos el distintivo de La Línea Recta que portábamos en el ojal del saco, por cuanto vendría la policía para llevarnos detenidos. Este es tan solo un acontecimiento de los varios, que pintaban claramente ese autoritarismo.

Cuando el 1 de enero de 1959, Fidel Castro al frente de los heroicos guerrilleros entraban triunfalmente en la Habana, bajando de la Sierra Maestra, logrando el derrocamiento del dictador Batista, que había convertido a Cuba en el “burdel americano”, todo era alegría. Los barbudos querían instalar un gobierno democrático y progresista, pero al poco tiempo, los Estados Unidos, con el resabio del marcathismo existente, decide que ese tipo de gobierno, no es una garantía para que el comunismo no avance en América, y se opone rotundamente a él. Lamentablemente, en plena guerra fría, sumado a su vecindad con la gran potencia imperial, el gobierno cubano se adhiere a la Unión Soviética, siendo declarado “enemigo terrorista” de los Estados Unidos. Luego, rotas las relaciones, intentos fallidos  de invasiones, misiles, bloqueo, etc., y todo lo que pasó en 55 años.

Dicen que Fidel Castro, al responderle a un periodista, en el año 1973, sobre cuando se normalizarían las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, dijo. “cuando exista un Papa latinoamericano y un presidente de USA negro”. Lo cierto es que hoy que se dan esas circunstancias y como por arte de magia, se reanudan las relaciones y el Presidente Barack Obama visita la isla: histórico. No es magia, interviene el cardenal Ortega de Cuba, luego el Papa Francisco, y los presidentes Obama y Castro, como verdaderos estadistas,  se dejan influenciar por Arístoteles y toman en cuenta, que “la verdad es la única realidad”. Asumiendo Obama que años de política bloqueadora no condujeron a nada  y Castro que el pueblo cubano necesita mucho más que los notables éxitos en materia de salud y de educación (reconocidos estos y otros logros por Obama).

Cuando el gran estadista progresista Barack Obama dice en Cuba: “El futuro de Cuba será decidido por los cubanos”, la frase de don Hipólito Yrigoyen cobra vigencia, luego de que por mucho tiempo, Estados Unidos se olvidara de ella, salvo, en alguna medida, por los gobiernos demócratas de Franklin Roosevelt, Carter, Clinton y algún otro.

Luego Obama visita la Argentina, y se abre un panorama lleno de esperanza para el mundo y para los argentinos: las diferencias entre países no puede ser impedimento para tener las mejores relaciones para beneficio de los pueblos.